Freeride longboards

Mientras que el descenso consiste en bajar la montaña lo más rápido posible, el freeride te permite soltarte de verdad en la misma pista. El freeride es para los longboarders creativos. La regla aquí es: no existe lo imposible. Cuanto más inusual sea tu recorrido, mejor. No es de extrañar que ahora haya incluso eventos dedicados al freeride que emocionan al público. Aquí encontrarás nuestra selección de longboards de freeride. [leer más]

Mientras que el descenso consiste en bajar la montaña lo más rápido posible, el freeride te permite soltarte de verdad en la misma pista. El freeride es para los longboarders creativos. La regla... leer más »
Cerrar ventana
Freeride longboards

Mientras que el descenso consiste en bajar la montaña lo más rápido posible, el freeride te permite soltarte de verdad en la misma pista. El freeride es para los longboarders creativos. La regla aquí es: no existe lo imposible. Cuanto más inusual sea tu recorrido, mejor. No es de extrañar que ahora haya incluso eventos dedicados al freeride que emocionan al público. Aquí encontrarás nuestra selección de longboards de freeride. ###

Factor diversión: freeride

De pie o agachado, rápido o lento, con deslizamientos o sin ellos... en principio, todo vale cuando se practica freeride. La única regla: no hagas nada que te ponga en peligro. Este estilo de pilotaje lo utilizan a menudo los practicantes de descenso para llegar gradualmente a sus límites y descubrir en qué nivel se encuentran sus habilidades.

El Freeride atrae a las multitudes

Pero incluso si no eres adicto a la emoción de la velocidad, el freeride podría ser algo para ti. Una cosa es cierta: este estilo de pilotaje aporta una dosis extra de adrenalina.

Por ello, el freeride se ha establecido como una disciplina popular en los eventos de longboard. Esto sólo puede beneficiar a los riders, ya que pueden mostrar sus habilidades en un evento de este tipo sin tener que preocuparse de que un coche se acerque a ellos en la pista. Además, las carreteras en las que se organizan estos eventos siempre están adecuadamente equipadas con balas de heno, para que al menos los accidentes graves no acaben en la cuneta.

La tabla perfecta para freeride

Aunque los longboards de freeride están diseñados para la velocidad de forma similar a los modelos de descenso, encontrarás algunas diferencias. Las tablas de freeride suelen ser un poco más flexibles, lo que las hace más fáciles de manejar.

También suelen tener una forma que les permite no tener una parte delantera y trasera definidas. Esto es importante, ya que a muchos freeriders les gusta hacer un giro de 180° mientras montan y seguir montando con los pies en la posición opuesta. Los profesionales se refieren a esto como una "cubierta de doble punta".

Para realizar deslizamientos perfectos (también parte integrante del freeride), la mayoría de las tablas de freeride también tienen una postura muy baja y, por tanto, están caídas.

Características de un longboard de freeride:

  • Ligera flexibilidad (según preferencias)
  • Cubierta de doble punta
  • Postura baja
  • Recortes en las ruedas para evitar los mordiscos.

Versatilidad: la gran ventaja de las tablas freeride

La composición de un longboard freeride garantiza que puedas utilizarlo de diversas formas. Por un lado, puede soportar altas velocidades, y por otro, puedes desarrollar tu propio estilo de conducción individual.

Por cierto, una patada de nariz o de cola proporciona aún más variabilidad al montar. Estos pequeños extras te permiten hacer caballitos y shuvits.

Si te interesa el freeride, es muy importante que tengas suficientes conocimientos previos. Por desgracia, el valor por sí solo no basta para convertirse en un buen freerider. En este contexto, debes conocer definitivamente tus límites y protegerte siempre bien. Los protectores de las articulaciones y el casco son obligatorios cuando practicas freeride.

Una combinación de creatividad y velocidad: para muchos longboarders, ésta es la perfección de su afición. Si no quieres elegir entre una u otra, deberías probar el freeride. Sin embargo, asegúrate de conseguir una tabla que pueda hacer frente a las difíciles exigencias de este estilo y no olvides protegerte adecuadamente, porque incluso los mejores freeriders se caen de vez en cuando.

Cerrar filtros
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Factor diversión: freeride

De pie o agachado, rápido o lento, con deslizamientos o sin ellos... en principio, todo vale cuando se practica freeride. La única regla: no hagas nada que te ponga en peligro. Este estilo de pilotaje lo utilizan a menudo los practicantes de descenso para llegar gradualmente a sus límites y descubrir en qué nivel se encuentran sus habilidades.

El Freeride atrae a las multitudes

Pero incluso si no eres adicto a la emoción de la velocidad, el freeride podría ser algo para ti. Una cosa es cierta: este estilo de pilotaje aporta una dosis extra de adrenalina.

Por ello, el freeride se ha establecido como una disciplina popular en los eventos de longboard. Esto sólo puede beneficiar a los riders, ya que pueden mostrar sus habilidades en un evento de este tipo sin tener que preocuparse de que un coche se acerque a ellos en la pista. Además, las carreteras en las que se organizan estos eventos siempre están adecuadamente equipadas con balas de heno, para que al menos los accidentes graves no acaben en la cuneta.

La tabla perfecta para freeride

Aunque los longboards de freeride están diseñados para la velocidad de forma similar a los modelos de descenso, encontrarás algunas diferencias. Las tablas de freeride suelen ser un poco más flexibles, lo que las hace más fáciles de manejar.

También suelen tener una forma que les permite no tener una parte delantera y trasera definidas. Esto es importante, ya que a muchos freeriders les gusta hacer un giro de 180° mientras montan y seguir montando con los pies en la posición opuesta. Los profesionales se refieren a esto como una "cubierta de doble punta".

Para realizar deslizamientos perfectos (también parte integrante del freeride), la mayoría de las tablas de freeride también tienen una postura muy baja y, por tanto, están caídas.

Características de un longboard de freeride:

  • Ligera flexibilidad (según preferencias)
  • Cubierta de doble punta
  • Postura baja
  • Recortes en las ruedas para evitar los mordiscos.

Versatilidad: la gran ventaja de las tablas freeride

La composición de un longboard freeride garantiza que puedas utilizarlo de diversas formas. Por un lado, puede soportar altas velocidades, y por otro, puedes desarrollar tu propio estilo de conducción individual.

Por cierto, una patada de nariz o de cola proporciona aún más variabilidad al montar. Estos pequeños extras te permiten hacer caballitos y shuvits.

Si te interesa el freeride, es muy importante que tengas suficientes conocimientos previos. Por desgracia, el valor por sí solo no basta para convertirse en un buen freerider. En este contexto, debes conocer definitivamente tus límites y protegerte siempre bien. Los protectores de las articulaciones y el casco son obligatorios cuando practicas freeride.

Una combinación de creatividad y velocidad: para muchos longboarders, ésta es la perfección de su afición. Si no quieres elegir entre una u otra, deberías probar el freeride. Sin embargo, asegúrate de conseguir una tabla que pueda hacer frente a las difíciles exigencias de este estilo y no olvides protegerte adecuadamente, porque incluso los mejores freeriders se caen de vez en cuando.

Últimos vistos