Longboards bailarines

El hecho de que el longboard no es sólo una forma guay de desplazarse queda claro cuando te pones a bailar. ¿Bailar sobre un longboard? Bueno, no exactamente. Los bailarines no ofrecen un espectáculo de baile de competición sobre su tabla. En su lugar, destacan con complejos pasos cruzados, giros y otros movimientos que, cuando se realizan con suavidad y confianza, recuerdan a un baile. Puedes encontrar una gran selección de longboards de baile adecuados aquí

Cuando el longboard se convierte en una pista de baile

Bailar no sólo requiere habilidad, sino también creatividad. Y, por supuesto, tu longboard también debe tener algunas características muy importantes para garantizarte una buena figura. Por cierto, el baile tiene su origen en el boardwalking, un estilo de conducción especial utilizado en el surf. A los surfistas también les gusta divertirse convirtiendo su tabla en una pista de baile y asombrando a su público con trucos espectaculares. 

Ni que decir tiene que tu longboard tiene que tener muchas características para servir de perfecta pista de baile. En primer lugar, está la cuestión de la longitud. Para realizar los pasos y movimientos a la perfección, tu longboard debe medir alrededor de 1,20 metros. Esto lo sitúa definitivamente por encima de la longitud media de los longboards convencionales y hace que destaque entre la multitud.

Además, es necesaria una menor curvatura cóncava para caminar sobre la tabla sin problemas. Algunos longboards Dancer también son completamente rectos. Sin embargo, lo que siempre encontrarás es un nose y un tail, que evitan que des un paso de más y te caigas del longboard. Una vergüenza que a todos nos gustaría evitar. 

Por tanto, las características de un longboard Dancer son

  • Longitud de unos 1,20 metros
  • Poco cóncavo (o completamente sin curvatura)
  • Nariz y cola 

Estilo de conducción con posibilidades ilimitadas

Aprender a bailar no es precisamente fácil y requiere mucha paciencia y sensibilidad. Pero no te preocupes: no hace falta ser John Travolta para lucirse como bailarín de longboard.

Los trucos y técnicas más comunes en el baile con longboard son

  • Pasos cruzados
  • Giros
  • Piruetas
  • Saltos
  • Caballitos

Sin embargo, el baile ofrece mucho margen para tus propias ideas y, por tanto, es perfecto si quieres dar rienda suelta a tu creatividad. Si alguna vez has visto a un bailarín profesional de longboard, sabrás que (casi) todo es posible con este estilo. La estética y el espectáculo son muy importantes aquí, por lo que el objetivo de todo bailarín es perfeccionar sus movimientos para que parezcan lo más fluidos y ligeros posible.

Un pequeño consejo al margen: bailar con amigos es lo más divertido. Así podéis intercambiar ideas y evaluar las actuaciones de los demás, y mejorar juntos.

Una cosa es cierta: a bailar hay que aprender. Seguramente te darás cuenta muy pronto. Sin embargo, merece la pena practicar los distintos pasos y elementos, porque: Bailar no sólo es muy divertido, también emociona al público. Para convertirte en una primera bailarina sobre un longboard, es importante que elijas la tabla adecuada. Lo más grande posible y con una ligera curvatura: eso es lo más importante. 

[leer más]

El hecho de que el longboard no es sólo una forma guay de desplazarse queda claro cuando te pones a bailar. ¿Bailar sobre un longboard? Bueno, no exactamente. Los bailarines no ofrecen un... leer más »
Cerrar ventana
Longboards bailarines

El hecho de que el longboard no es sólo una forma guay de desplazarse queda claro cuando te pones a bailar. ¿Bailar sobre un longboard? Bueno, no exactamente. Los bailarines no ofrecen un espectáculo de baile de competición sobre su tabla. En su lugar, destacan con complejos pasos cruzados, giros y otros movimientos que, cuando se realizan con suavidad y confianza, recuerdan a un baile. Puedes encontrar una gran selección de longboards de baile adecuados aquí

Cuando el longboard se convierte en una pista de baile

Bailar no sólo requiere habilidad, sino también creatividad. Y, por supuesto, tu longboard también debe tener algunas características muy importantes para garantizarte una buena figura. Por cierto, el baile tiene su origen en el boardwalking, un estilo de conducción especial utilizado en el surf. A los surfistas también les gusta divertirse convirtiendo su tabla en una pista de baile y asombrando a su público con trucos espectaculares. 

Ni que decir tiene que tu longboard tiene que tener muchas características para servir de perfecta pista de baile. En primer lugar, está la cuestión de la longitud. Para realizar los pasos y movimientos a la perfección, tu longboard debe medir alrededor de 1,20 metros. Esto lo sitúa definitivamente por encima de la longitud media de los longboards convencionales y hace que destaque entre la multitud.

Además, es necesaria una menor curvatura cóncava para caminar sobre la tabla sin problemas. Algunos longboards Dancer también son completamente rectos. Sin embargo, lo que siempre encontrarás es un nose y un tail, que evitan que des un paso de más y te caigas del longboard. Una vergüenza que a todos nos gustaría evitar. 

Por tanto, las características de un longboard Dancer son

  • Longitud de unos 1,20 metros
  • Poco cóncavo (o completamente sin curvatura)
  • Nariz y cola 

Estilo de conducción con posibilidades ilimitadas

Aprender a bailar no es precisamente fácil y requiere mucha paciencia y sensibilidad. Pero no te preocupes: no hace falta ser John Travolta para lucirse como bailarín de longboard.

Los trucos y técnicas más comunes en el baile con longboard son

  • Pasos cruzados
  • Giros
  • Piruetas
  • Saltos
  • Caballitos

Sin embargo, el baile ofrece mucho margen para tus propias ideas y, por tanto, es perfecto si quieres dar rienda suelta a tu creatividad. Si alguna vez has visto a un bailarín profesional de longboard, sabrás que (casi) todo es posible con este estilo. La estética y el espectáculo son muy importantes aquí, por lo que el objetivo de todo bailarín es perfeccionar sus movimientos para que parezcan lo más fluidos y ligeros posible.

Un pequeño consejo al margen: bailar con amigos es lo más divertido. Así podéis intercambiar ideas y evaluar las actuaciones de los demás, y mejorar juntos.

Una cosa es cierta: a bailar hay que aprender. Seguramente te darás cuenta muy pronto. Sin embargo, merece la pena practicar los distintos pasos y elementos, porque: Bailar no sólo es muy divertido, también emociona al público. Para convertirte en una primera bailarina sobre un longboard, es importante que elijas la tabla adecuada. Lo más grande posible y con una ligera curvatura: eso es lo más importante. 

Cerrar filtros
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Últimos vistos